Copyright 2017 - Vehículos nuevos y de ocasión. Taller de reparación.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Debe saber que es posible eliminar las cookies o impedir que se registre esta información en su equipo en cualquier momento mediante la modificación de los parámetros de configuración de su navegador:

  • Google Chrome: Herramientas → Configuración → Mostrar configuración avanzada → configuración de contenido → Cookies → Bloquear los datos de sitios y las cookies de terceros
  • Mozilla Firefox: Herramientas → Opciones → Privacidad → Historial → Usar una configuración personalizada para el historial (desmarcar todas las casillas).
  • Internet Explorer: Herramientas → Seguridad → Eliminar el historial de exploración → Seleccionar Cookies y datos del sitio web→Eliminar.
  • Safari: Edición → Preferencias → Privacidad → Bloquear cookies (seleccionar “siempre”).
  • Opera 19: Menú → Configuración → Privacidad y seguridad → Sección Cookies ( seleccionar Bloquear cookies de terceros y datos de sitio).

Más info sobre cookies aquí

Diesel, ¿normal o premium? ¿Cómo afecta?

 

Resultado de imagen de diesel normal o premium

Desde que se pusieron a la venta los combustibles 'premium', y particularmente para los coches con motores de ciclo Diesel, éste es un tema que ha sido abordado más de una vez y, lo cierto, es que no podemos dar opiniones concluyentes basadas en pruebas objetivas, como las que utilizamos para otros menesteres y tú nos pides, por una sencilla razón: algunos de los beneficios que se les atribuyen a estos carburantes —y que parecen ser los que a ti más te importan— son a tan largo plazo que nos resulta imposible apreciarlos, más cuando haría falta tener como referente otro coche idéntico que hiciera exactamente lo mismo que el que usa combustible premium, pero utilizando el de menor precio.

Lo que sí podemos decirte es que cualquiera de los dos gasóleos a los que haces referencia tiene un número de cetano, que es el parámetro relacionado con la autoinflamación del gasóleo, igual o superior al mínimo que establece la norma (la EN590 dice que debe ser de 51) ya que en el caso del e+ su promedio es de 51 y en el e+10 de 55.

Esta diferencia se explica, justamente, por el aditivo extra que se añade al segundoel premium, lo que permite que la ignición del gasóleo sea más rápida en la cámara de combustión, más eficiente y suponga un mejor arranque en frío, con menos emisiones de monóxido de carbono en ese momento. Consecuentemente a esa ignición conseguida, el motor debe gastar menos a largo plazo, además de vibrar menos. El resto de aditivos vienen a ser comunes y tienen múltiples propósitos: desde mejorar la lubricidad a inhibir la corrosión, pasando por evitar que se creen cristales de cera que colapsen los filtros a otros que evitan las espumas y, así, se reduzcan las salpicaduras.

La diferencia de precio, que viene a ser de unos 10 céntimos por litro, no hace inviable su uso, pero es evidente que pagar por el llenado de un depósito de 50 litros un 10 por ciento más es para sopesar la inversión en carburante.

¿Nuestra recomendación? Aún sin tener datos objetivos ni la impresión subjetiva de que uno sea claramente más beneficioso para tu motor que el otro, es que si tienes la tentación de usar el combustible premiumhazlo mejor en invierno que en verano, que es cuando más diferencia puedes notar en los despertares matutinos del motor, con temperaturas ambientales bajas por esa mejor ignición del combustible.

 

Fuente: autopista.es

Tipos de luces. ¿Qué tenemos que tener en cuenta a la hora de escoger el sistema de iluminación más adecuado para nuestro coche?

 

Durante los últimos años, la incorporación de tecnologías en el sector automovilístico se ha consolidado como una tendencia que no parece tener techo. Los coches cada vez están más y mejor conectados, los sistemas de seguridad de última generación han llegado para quedarse y la conducción autónoma avanza a pasos agigantados. Como es lógico, un aspecto tan básico y clave para la seguridad como lo es la iluminación exterior de nuestros vehículos no se ha quedado a un lado en este sentido.

En función del tipo de lámpara que equipe nuestro vehículo, factores como el rendimiento, la vida útil, el precio o la complejidad de su reparación en caso de avería variarán ostensiblemente. Pasamos a analizar las diferentes opciones más instauradas en el mundo del automóvil, así como las principales ventajas e inconvenientes que presenta cada una.

 

Luz halógena

 Las lámparas de luz halógena son las más extendidas actualmente, las que más años llevan utilizándose y las más sencillas de fabricar y económicas. Es por esto que, aunque los LED le van ganando terreno cada vez más rápido, siguen siendo la opción prioritaria de las marcas, especialmente en las versiones de acceso de los modelos.

En cuanto a su funcionamiento, la lámpara halógena muestra muchas similitudes con las bombillas estándar de filamentos que nos encontramos en muchas casas, aunque en el caso de las de los coches cuentan con un gas encargado de multiplicar su capacidad lumínica.

Como hemos dicho, su precio es económico, aunque la duración estimada de vida útil se sitúa por debajo de las 500 horas, muy lejos de las mejores en este aspecto.

 

Luz xénon

La construcción de las lámparas xénon se diferencia de las halógenas principalmente en que, en lugar de filamento interno, cuentan con dos electrodos capaces de generar electricidad para calentar el gas xénon alojado en la ampolleta. Un sistema bastante parecido al del tubo fluorescente convencional.

La luz que es capaz de generar una lámpara xénon llega a triplicar la de una halógena, consumiendo además mucha menos potencia. Su precio es bastante más caro, pero su vida útil se acerca también al triple de esta.

 

Luz LED

En un principio, la tecnología LED comenzó a introducirse en el mundo del automóvil con las ópticas auxiliares, frenos e intermitentes como principal destino. El sistema se podría resumir en la unión de múltiples mini-diodos de luz, de un tamaño muy pequeño en comparación con anteriores sistemas.

Las ventajas son múltiples y evidentes, pues permite reducir notablemente el peso, libertad casi absoluta a la hora de disponer la lámpara con casi cualquier forma y un consumo energético muy reducido. Pero, el mayor valor añadido de la tecnología LED en la iluminación es su larguísima vida útil, pudiendo alcanzar las 10.000 horas.

Además, alcanzan su máxima capacidad lumínica casi de manera instantánea una vez encendidas y permiten establecer diferentes funcionalidades como las luces adaptativas o los sistemas anti-deslumbramiento automáticos.

 

Luz láser

Por último, hablaremos de los sistemas de iluminación láser que se están empezando a aplicar en algunos automóviles desde hace unos años. Modelos exclusivos como el Audi R8 LMX, el BMW i8 o el BMW Serie 7 ya han incorporado esta tecnología que permite, entre otras muchas ventajas, un diseño de los faros extremadamente reducido.

Su eficiencia está fuera de toda duda, pues consumen un 30% menos que sus antecesores, y su capacidad de alcance es la más elevada sin lugar a dudas, pudiendo iluminar hasta 600 metros de distancia –más o menos el doble que uno LED-. Su altísima fiabilidad y vida útil en todo tipo de condiciones son dos de sus grandes bazas también, mientras en su contra también juega un precio que todavía se dispara bastante a día de hoy.

 

Últimas tecnologías de iluminación en el coche - Conclusiones

El precio y la mayor dificultad que supone la sustitución en caso de avería son los principales factores que lastran la definitiva expansión de las últimas tecnologías de la iluminación como sustitución de los faros halógenos. Desde luego, nadie duda de las enormes ventajas (rendimiento, vida útil, seguridad…) que las nuevas lámparas cuentan con respecto a las más tradicionales.

 

 

Todo apunta a que, al igual que ocurre siempre en el mundo tecnológico, la definitiva conquista de los nuevos sistemas de iluminación eficientes es simplemente cuestión de tiempo, pues las últimas tecnologías de hoy serán las viejas del mañana. Y será entonces cuando todos podamos permitirnos, de serie y desde el acabado más básico, contar con una mejor iluminación a la hora de conducir nuestro vehículo.

 

 Fuente: Portalcoches.net

Dudas: ¿consume menos mi coche bajando en punto muerto o con una marcha metida?

 

Resultado de imagen de palanca de cambios

 

Hay una serie de preguntas, y supuestas soluciones, que a pesar de que el tiempo pasa y las tecnologías se renuevan, se mantienen y siguen siendo objeto de un encendido debate cuando hablamos con amigos o compañeros de trabajo sobre cómo cuidar el coche, cómo conducir o, en este caso, cómo ahorrar combustible.

Seguro que has crecido viendo cómo tus padres y tus abuelos ponían el coche en punto muerto en las bajadas pronunciadas con el objetivo de ahorrar combustible. Sin embargo, al tiempo que se ahorraba combustible, la no utilización del freno motor también provocaba un desgaste mayor en los frenos, reduciendo su vida útil.

Sin embargo, la pregunta de si los automóviles consumen más o menos con la marcha engranada o en punto muerto en una bajada está obsoleta en la mayoría de los casos. La gran mayoría de coches ya utilizan inyección electrónica para nutrir al motor de combustible, por lo que sólo se activará en caso de que pisemos el acelerador.

Por tanto, mantener una marcha engranada durante una bajada no supone ningún gasto de combustible, ya que el motor está en funcionamiento porque la inercia de las ruedas y la transmisión así lo permiten. Por el contrario, con el punto muerto, la transmisión no hace funcionar al motor y éste necesita de una pequeña cantidad de combustible para seguir funcionando.

AHORRAR EN DINERO Y SUSTOS

Como hemos dicho, bajar una pendiente con la marcha engranada no sólo es más eficiente, también es más seguro. El freno motor nos permite utilizar el freno con menor frecuencia y fuerza que en el caso de que éste fuera requerido circulando en punto muerto, pues nada más allá del sistema de frenado retiene el coche y éste se puede embalar con facilidad, circulando por encima de las velocidades permitidas y aumentando el riesgo de accidente.

Pero, además, circular con una marcha engranada también otorga un extra de seguridad si por algún motivo relacionado con lo que está sucediendo en la vía necesitamos pegar un acelerón o reaccionar de manera brusca. No tendremos que perder tiempo engranando una marcha que con los nervios puede que no sea la correcta y, en todo caso, tendremos en cualquier momento el control sobre nuestro vehículo.  

 

Fuente: autopista.es